sábado, 28 de mayo de 2011

Búsqueda vacía


Busco entre las calles un encuentro contigo, navegando entre millares de gente desconocida busco tus zapatos, tu aroma, tus colores y no los encuentro. Escucho tu voz pero no sé donde buscarte, escucho tu respiración en mi oido y vuelvo a llamarte. Si lloro, tu imagen está conmigo; si río, tu esencia ríe al unisono. Plagado estás en mí, plagado de ansias, desesperación e indiferencia. Si me ves, no te llevo conmigo. Sin embargo al lanzar una loca idea de filosofía, de mi hablar, de mi ciencia... te encuentro, desesperado por salir de mi boca, por pronunciar tu nombre, sin embargo lo callo, guardo silencio como si fuera un velorio.

Busco tu mirada que hechiza y se clava en mi alma, que se mueve de un lado a otro hipnotizándome. Busco tu esencia, la siento aún en mí, pero cada vez más desolada. No te abandono, sólo te espero a que regreses y volvamos a mirar los campos, miremos las estrellas y la luna en un día cualquiera, miremos las nubes que nos amenazan con caer en algun momento, para que juntos miremos el mar de nuestros pensamientos, que juntos miremos nuestras manos acercarse, tenerse y amarse, que juntos experimentemos el placer de volar y de aterrizar. Solamente espero, cansada de estar cansada de esperar, y ahora corro y grito, voy dando tumbos por las aceras y las carreteras, me mientan la madre y yo sólo les digo que te busco y no te encuentro, que te busco y no te llamo porque así, callada, simplemente callada volveré a sonreír.

lunes, 16 de mayo de 2011

Seguidito...

Un delirio que estremece
semejante al hueco del corazón.
Húmedas palabras de desprecio,
se congelan por el aliento de un hombre.

un viento seco y fuerte nos levanta
nos aprisiona en la casa de la verdad
nada se escapa de esa vereda blanca
todo se eleva en la conciencia.

Regresa un poco de esa luz
nadie se imagina qué será
todos la niegan y la rompen
nadie se acuerda dónde comenzó.

Se cierran las puertas de una casa oscura,
golpeo con mazos y martillos,
no hay marcha atrás.

Los cinceles de mi amor se quiebran
las esperanzas de que entre la luz se evaporan
los cimientos se deshacen
las paredes desaparecen
los tejados vuelan lejos
y yo me quedo mirando, estática,
cómo todo se va.

Ya no hay casa
Ya no hay nada.

Todo desapareció como llegó
nadie se percata de la ausencia
de mi ausencia
de mi amorosa ausencia

¿Qué es mas fuerte entre tú y yo?
¿qué es más importante entre los dos?

No hay fuerza ni destino
no hay lucha ni corazón.

Se acaba de una vez por todas el futuro
El tiempo que no sirve
tu risa no es verdad.

La felicidad no la conoces
La felicidad no la conozco
La felicidad no existe
Es el cúmulo de los sentimientos
de las experiencias
de lo que tuvimos y no guardamos.

No voy a odiarte
No voy a amarte
No voy a dejar que te lleves mi vida
No voy a dejar que te lleves mi alma
¿No te das cuenta que estoy perdida?

No soy quien se acuesta y piensa en ti.
No soy quien amanece con el sabor de tus labios.

Soy un recuerdo, una experiencia en tu vida.
No quiero ser todo, soy un pasado equivocado.
Soy un erróneo amor que no pudo madurar.
Soy un ser humano que aún sueña con verte algún día.

***********************************************************************

Si supieras lo que es cierto, si un día vinieras a mi vida, juro que no reconocerías lo que soy. Vamos, anímate, no todo puede perderse.

jueves, 5 de mayo de 2011

Un regalo de cumpleaños (I)

Todo comenzó el 9 de Abril. Un sábado que aún no veía el sol mientras yo me dirigía a la central de autobuses para comprar mi boleto y abordar mi camión rumbo a la ciudad de México. El
camión salía a las 7:45, el asiento 4 era el mio y llegaríamos a la terminal México TAPO. Me acompañaba mi santa madre y ya era la hora de partir. Me despedí y abordé el camión que esperaba en el andén. Subí y encontré mi lugar. Pusieron una película muy tierna, de dibujos animados y me entretuve. El viaje fue rápido y como siempre, confortable. Llegué a la TAPO y ya me esperaba mi hermano. Nos dirigimos a su casa. Es rápido llegar en metro.

Una estación conocida y por la cual pasaría muchas veces el resto del mes: Viaducto. Lo primero fue desayunar, así que pasamos por unos tamales y atole antes de llegar a casa. Para quienes no saben, en esas partes venden tamales al vapor y también fritos. Después del desayuno, nos permitimos salir a dar una vuelta y nos dirigimos al museo de la ciudad de México.

Es un museo pequeño y nuestra intención era ver la exposición de Abel Quezadas: el código AQ, pero la sorpresa fue saber que ahí se expone al estudio de Clausell, pintor mexicano, lo interesante del estudio es que las paredes están pintadas con varios cuadros, no definidos, imágenes y toda clase de símbolos que Clausell nunca ocupó en sus cuadros. No hay foto de esto porque es muy delicado el cuarto, pero es de lo mas tenebroso e impresionante. Ahí mismo están unos cuartos con las cosas de la casa y lo que mas me gustó fue la escalera con sus guardianes.

En el patio, que es enorme, hay una fuente muy peculiar que llama la atención pero sólo al acercarte y mirar a esa "sirena" de dos colas.



Después de esa aventura en el museo de la ciudad de México y de caminar y camniar leyendo cada caricatura de Abel Quezadas, que por cierto es muy bella, y la exposición está muy bien montada, ya que tiene en las paredes algunos dibujos de las caricaturas y en las salas finales, notas del mismo dibujante. Me volví fan del Charro Matías y adoré al Abominable hombre de las nieves, sin duda un gran ingenio para la crítica.

Pasamos al centro a buscar algo de comer pero antes de eso paséabamos buscando dos cosas que nos llamaban la atención:
1) La casa de don Juan Manuel, en donde cuentan que se aparece el espiritu de este señor y te pregunta la hora, si respondes "Las 11 en punto" te mata y dice: "Dichoso aquel que conoce la hora de su muerte".
2) El mural de la calle de Regina Sueño de una tarde de domingo en el callejón del cuajo.

Primero fuimos a la calle de don Juan Manuel que no es otra que la de Uruguay y ahí estaba, frente a nuestros ojos, eran dos casas y no sabíamos cual, pero luego de un rato nos enterámos cuál. Es una casa lujosa, aunque ahora sólo sirve para negocios. Recordé con mucho detalle algunos fragmentos de Los bandidos de Río Frio, pues es en esta calle donde se desarrolla la vida de Mariana y el Conde del Sauz.
Luego caminamos y caminamos buscando el mural, pero nos fuimos al lado equivocado y sólo encontramos la Iglesia de Regina Coelli y su parque ahora arreglado. Muy bonito.

Llegamos a la esquina de Isabel la Católica encontramos a un trio muy peculiar que cantaba en la calle, nos quedamos ahí un rato y nos deleitamos con su habilidad para tocar la guitarra y cantar. Entonces fue cuando le dije a mi hermano que siguieramos derecho sobre Regina y ante nuestros ojos estaba ahí, el mural tan bello y bien cuidado que no le pide nada a ningún homenaje, aunque a algunos les parezca irrespetuoso.
Y de ahí nos dirigimos a casa a dormir un rato porque estábamos cansadísimos, nos dormimos, nos bañamos y nos arreglamos para el gran momento.

Todo pasaba normal, menos el hecho de que ibamos retrasados. La cita era a las 9 de la noche en el Lunario del Auditorio Nacional. Nos fuimos en metro y llegando al auditorio corrimos y corrimos para llegar, la buena noticia es que apenitas había empezado y al entrar un señorita nos condujo a nuestra mesa. Las luces, los reflectores y la música del gran Lazcano Malo.

Presentaba un disco nuevo Parte del show 41. Su música, más madura, más llegadora y mas sentimental aunque nunca se puede separar de su amor por los perros. Todos cantábamos con él, hacíamos los coros mientras nos tomabamos una cerveza o comiamos algun bocadillo que hacen en el lugar, por cierto muy ricos. Canciones como Delirio de cigarra, Te amo, Caballito de mar, El último niño héroe de sus discos pasados y que lo han hecho conocido y los nuevos, cantó todas las canciones del nuevo disco. En medio del concierto hubo una sorpresa, la mejor de la noche y fue la llegada de Raúl Ornelas, es un gusto tener a dos de los grandes cantautores en un escenario. Subió y cantó con él El rey del universo. Emoción extrema. Por cierto, tambien una de sus corista era, nada más y nada menos que Claudia Elizalde. Puro talento con sus músicos y con Lazcano.

Al finalizar el concierto es clásico el pedir una canción más y lo hicimos, se regreso a cantar la mejor canción rockera que tiene llamada Huitzilopochtli, muy divertida y en donde ha puesto grandes notas de ingenio para hacerla más divertida.

Una noche excelente que culminó con la firma de discos.

Luego a casa, a esperar el siguiente día no sin antes ir al oxxo a comprar unas papitas para ver la pelea de box mas esperada, la de la Guerrera. Y así fue el primer dia en la ciudad de México, de un regalo de cumpleaños adelantado.

Mentiras y mas mentiras reales

Mentiría sólo para que no te duela mi dolor. Mentiría por la sencilla razón de no saber que piensas en mí. Mentiría para ocultar el dolor que siento y para que creas que estoy muy contenta.

Miento, miento tanto que me cuesta trabajo ponerme en pie.

Creeme, soy feliz. Aunque sepas que miento, olvidame. Aunque sepas que fui sincera, odiame.

Necesito tu desprecio para sentir que hice las cosas bien. Para saber que el futuro lo viviré sin ti. Necesito tu ausencia para reecontrarme y revivir. Necesito tu desamor para volver a amarme.

Llega la noche y las nostalgias. Llega tu recuerdo y junto a él, el llanto interminable de cada noche.

Cree que no pienso en ti y que nunca pido nada para ti. Cree que te deseo el mal y que te odio. Yo haré lo mismo, aunque duela, para recuperar una vida que creía perdida.