viernes, 31 de diciembre de 2010

De todo

2010: Un año complicado, de mucha batalla, de mucho dolor pero también de mucho aprendizaje, de amor, de amistad, de risas y grandes proyectos. Lágrimas de todo tipo, decepciones, amistades que se fueron, otras que regresaron. Estuve más sola que nunca y más acompañada que siempre. Lo perdí y lo recuperé mas de 20 veces y luego el desencanto, el amor, el desamor. Nunca tuve un año tan activo sentimentalmente, pero eso me ha ehcho fuerte aunque me vea tan débil.

El blog lo descuidé, mi vida no, la recuperé. La hice mejor, me convertí en una persona que lucha y que no se vence tan fácil. Quizás me ganan las emociones y no quiero ver la realidad, me convierto en egosita pero disfruto a cada momento lo que me pasa.

Es hora de seguir luchando, no darse por vencida ni caer, eso sería lo peor.

El 2011 no sé si será bueno o malo, sólo sé que es un año donde se encontrarán muchas cosas, donde cambiaré de etapas en mi vida y lograré cumplir uno de mis sueños. Deseo de todo corazón, 2011, que me traigas las oportunidades de crecer, de hacer, de ser mejor. Que seas tú, el año que me traiga esa plenitud en mi vida, que tenga lo que mas anhelo y no lo vuelva a perder. Quiero que me traigas a mi, de vuelta, a la mujer que una vez llegó a este mundo llorando y que se irá con una sonrisa en el rostro. Que seas tú, mi mejor año, y que cada día de mi vida recuerde que comenzamos bien, al menos estamos a un paso y lo siento mejor.

Y a tí, mi pequeño, sabes lo que siento y que cada día que pasa no hago mas que pedir a Dios que te ayude, que nos ayude, que podamos estar juntos pase lo que pase, seremos dos siempre juntos. Te amo, aunque no sepamos que pase, eres el hombre del cual me enamoré y al cual quiero a mi lado toda la vida. Echale ganas, sabes que estaré a tu lado, sin soltar tu mano, aunque caiga tú nunca podrás caer, aunque no sepas lo que sientes, yo sé mas de lo que tú crees, cuidate mucho y feliz año.

Nos vemos en el 2011. ¡Salud!

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Así y así...

Veo una foto.

Un edificio antiguo, que evoca recuerdos, imágenes.

Un color pálido, color del tiempo.

Breves instantes e infinitas historias.

Un corazón puede verse dentro de un pecho.

Latía, sabía que él debía estar ahí también. Sabía que tenía que estar con él.

Dos ojos que añoraban su presencia, su abrazo, su calor.

Tres días, cinco meses, dos años.

No hay final.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Viajes y demás

Un viaje siempre es reconfortante y aclara muchas cosas. En mi caso, mermó sentimientos y sacó resentimientos. No es un viaje largo, pero sí tuve mucho tiempo de descansar y reflexionar sobre situaciones importantes en mi vida.

Mi corazón se restauró desde el último día en que estuve en esa enorme ciudad. No descansé al sanarlo y eso fue lo mejor. Me recuperé y salí, triunfé, aunque he tenido algunas recaidas. Recordar esa mirada de ese anciano al estar en ese mismo lugar me hizo sentir la profundidad de la vida, de la muerte y de lo que debo hacer.

No importa nada de lo que otros puedan decir, no importa lo que otros puedan creer, incluso si es mi propia familia. Tengo una vida y voy a vivirla, arriesgar por lo que quiero, por lo que deseo y por lo que amo. Tengo claras mis metas, mis desiciones y uno que otro proyecto. Soy una mujer fuerte e incanzable, nada podrá detenerme, ahora lo sé.

Puedo preguntarme muchas cosas, pero no me corresponde a mí juzgar a los demás, pues cada quien debe tomar sus propias desiciones y afrontar las consecuencias.

Soy yo, por vigésima ocasión. Renacida, completada, nueva... Soy Alma, una depresiva y ansiosa mujer que no se arrepiente de nada en su vida. No se arrepiente de amar, de perdonar, ni de llorar. Una mujer que pretende no guardar rencores para no herir su corazón. Una mujer que pretende transparentarse ante el amor de su vida, quien aun no encuentra ese camino. Una mujer que pretende manejar su paciencia y ser de nuevo segura y fuerte. Soy una mujer, imperfecta que aspira al mas alto grado del ser humano.

Y al mismo tiempo no soy nada y soy todo junto con el mundo, mi mundo.

Bienvenido todo, aunque no sea lo mejor. Gracias 2010 por tan bellas aportaciones a mi vida, por el sufrimiento que me ha hecho despertar y sonreír una vez más.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Feliz navidad


No me agrada la Navidad. Se me hace un época triste, melancólica, donde se puede ver la hipocresía de la gente (no toda) pero parece que sólo en estas fechas pueden darte un regalo o un abrazo. Envían tarjetas de felicitación, te mandan correos, sólo así se acuerdan de ti.

Pienso que la Navidad es mas que eso.
La palabra Navidad se documenta en el romance castellano entre 1220 y 1270. Surge de una abreviación, por síncopa, de Natividad, procedente del adjetivo nativus. En latín, este es un derivado de nasci (pronúncielo “naski”), que significa ‘nacer‘.

De ahí que se celebre el nacimiento de Jesús, aunque lo curioso es que esta festividad se celebra muy cerca del equinoccio de invierno (que fue el día del eclipse), donde varias civilizaciones celebraban el nacimiento del sol. A final de cuentas: nacimiento.

Creo que la Navidad debería ser un momento de cerrar ciclos y comenzar nuevas cosas, siempre aprendiendo y siendo mejores personas. No hay porqué no celebrar pero no dejemos que nos invada la mercadotecnia. Sean o no católicos, la fiesta de Navidad se ha generalizado y debería de tener como principio fundamental el amor, sí, que todos estemos en paz, viviendo felices y tranquilos. Es utópico tal vez, pero en estas fechas ¿qué no lo es?

Les deseo unas fiestas inigualables, divertidas, que convivan con sus seres queridos y que no sea sólo en estos días sino todo el año. Que busquemos ser mejores personas, porque al final de todo siempre es mejor hacer el bien aunque paguen mal, porque todo lo que haces se te regresa. No es el karma, sólo es la satisfacción de haber hecho cosas buenas. Además de que eso habla mucho de cómo somos y lo que queremos en esta vida. No es un rollo espiritual, ni nada por el estilo, pero si queremos avanzar como humanidad, como sociedad, debemos comenzar con pequeños cambios. ¿Por qué no proponernos algo pequeño esta Navidad? ¿Por qué no planear pequeños nacimientos en nuestros interior? Si comenzamos con cambios pequeños en nosotros, todo el mundo podrá cambiar.

Recuerden que "Mi libertad termina donde comienza la tuya"

!Felices fiestas navideñas y de fin de año!

martes, 21 de diciembre de 2010

Me duele el corazón

Es como un paro cardiaco, como un dolor profundo y crónico, se llama amor.

Se encuentra tirado en la esquina de alguna calle y cuando lo levantas es irremediable que adquieras el mal.

No hay cura milagrosa, solo el tiempo.

Así que (como dijera Sabines) :
me receto tiempo, abstinencia y soledad.