lunes, 24 de mayo de 2010

Hoy me di un baño de tu mirada, de tus manos, de tí.

Recordé nuestros minutos y nuestras horas.

Sentí tus silencios.

Besé tus palabras.

Todavía te amaré.

lunes, 17 de mayo de 2010

Ésta es la pregunta...

Estamos hundidos en la más grande crisis de todos los tiempos, no sólo es una crisis financiera, ésta va más allá de todo lo imaginado por el hombre. La televisión no nos informa bien de lo que sucede día a día, del terror y la inseguridad que se está sembrando en la calle, allá afuera donde se supone existe nuestra libertad. Somos ignorantes, somos conformistas y mediocres. Claro, todos lo somos, a algunos no nos importa, a otros sí pero no hacemos nada.
Existen masacres, asesinatos, violaciones, se pide justicia y nunca llega.
Señores narcotraficantes, dejennos la tranquilidad de nuevo, vean que nosotros tenemos sueños e ilusiones, dennos la posibilidad de vivir en paz. Quienes no tienen nada que ver en sus asuntos dejenlos en paz y nosotros prometemos dejarlos en paz. Nosotros no los perseguimos, ni los condenamos, no sabemos sus razones o motivos y no los criticamos, sólo queremos vivir en paz. Ni muertes en Juárez, ni en Sinaloa, ni en Guerrero, ni en ninguna parte, ya no queremos.
El gobierno no hace mas que lavarse las manos, pues las tiene muy sucias. Estamos cansados de esta guerra absurda, de esta pobreza, de que cada día al despertar pensemos si tenemos para comer, cansados de ver en la calle quien se gana la vida en los cruceros, en la vía pública vendiendo pues no encontró otro trabajo. Sé que hay mucha gente que no tiene la necesidad de salir a la calle a vender y lo hace sólo con el afán de que es más fácil. Pero ahi afuera también hay gente que no tuvo oportunidad de estudiar, no tuvo oportunidad de conseguir un trabajo, en el país en donde la educación básica es obligatoria y gratuita. Allá afuera también hay gente talentosa, que regala su arte por $50, el país donde la variedad etnica es rica. Allá afuera hay agricultores que llegan a la puerta de nuestras casa a vender su cosecha porque la grandes empresas se la pagan a bajo precio, el país donde las producciones primarias son altas y se cosechan tantas variedades de frutas y vegetales.

Allá afuera hay gente que trabaja, que estudia, que lee, gente que desea que el país sea un país de riquezas, tanto finacieras como culturales y educativas, pero viven con las manos atadas porque solos no pueden hacer nada, claro, el país de la desunión.

Y aquí adentro, en las casas hay un cuarto donde está una televisión que nos informa a medias lo que sucede y que nos avienta toda clase de porquerías, el país del futbol, donde es más importante que gane la selección mexicana.

Somos el país de los contrastes, uno de los hombres mas ricos del mundo y una de las poblaciones mas pobres del mundo. Un país culturalmente rico y una de las zonas donde hay más discriminación. Un país con gran producción agrícola y uno de los principales importadores. Una de las poblaciones más solidarias en casos de emergencias pero una de las más desunidas en casos de luchas.

Somos el país donde no pasa nada, el país en donde dentro de nuestras casas desaparece.

Alguien me puede decir ¿qué podemos hacer?
Si alguien tiene una propuesta diganla, haganlo ahora, antes de que sea demasiado tarde y luchemos juntos como debe de ser siempre.