jueves, 30 de julio de 2009

Y sólo es real


Era un tarde en donde ni siquiera las nubes se asomaban en ese cielo lleno de esplendor, pero dentro de mí existía algo más que una tormenta de pensamientos y dolores, todos se reflejaban en ese dolor del cuerpo, que poco a poco iba carcomiento mi autoestima, mi cuidado y mi ego. ¿Alguna vez han pensado en el futuro y sentir que lo que se acerca es algo triste? Eso pasó, tenía un sentimiento que me decía que algo iba a pasar, y lo sabía, conocía perfectamente lo que sucedería pero en mí también existía una pared muy gruesa que no me permitía aceptarlo. Habló. Al escuchar esas palabras la tormenta interna sólo empeoraba pero al mismo tiempo ya no existían rayos y truenos. No puedo negar que algo explotó de repente y la negación se apoderó de todo mi ser, era obvio pues el apego y el amor no se acaban con una sólo frase.

Después vinieron las lágrimas, puro reflejo del dolor, aún existen pero cada vez se van haciendo más escasas pues lo único que pasa es que uno puede entrar en un estado de calma y aceptación. La calma es buena, no hay más presiones ni obsesiones o preguntas sin respuestas. Todo ha concluido. Una historia sigue a otra, así como en una novela vamos tejiendo hechos y conociendo personajes, en la vida se va construyendo los mismos, es bueno tener sueños y querer hacerlos realidad, lo que no se vale es creer realidad esos sueños y olvidarnos de lo realmente importante que es vivir.

Lo amo y sé que el sentimiento no se irá, pues siempre seguirá siendo una persona muy importante para mí. Él, como pocos, me ha demostrado lo que en realidad es un amor, la sinceridad, la plena confianza y hemos aprendido juntos cosas, retroalimentamos nuestras vidas y experiencias y eso es muy constructivo. Nuestro tiempo llegó y tenemos que separarnos en ese aspecto emocional, sin embargo no lo haremos como personas, es obvio darnos tiempo para asimilar las cosas, me costará mucho trabajo pero todo en este mundo es cuestión de paciencia y trabajo. Sólo hay que luchar por las cosas y saber que es lo más importante. Dejar el ego a un lado y vivir por mí, para mí y pensar también en los demás, un principio básico que muchas veces solemos olvidar.

Estoy bien y estaré bien, sé que se lo he prometido a muchos, pero no, me lo prometo a mí, porque sé que todo lo que debo hacer está dentro de mí. Mi corazón sufrirá un poco pero siempre es necesario un tiempo de duelo, para cerrar ciclos.

Nuestro tiempo acabó pero quedan recuerdos, experiencias y emociones que nunca se olvidarán y que servirán para reirse y recordar que la vida te brinda muchas oportunidades, tú puedes aprovecharlas o no, pero siempre debes estar conciente de las consecuencias y afrontar todo lo que conlleve, ser simplemente libre y responsable. Recordar que la vida te brinda buenas cosas y te acerca a ciertas personas y siempre hay razones por las cuales las cosas pasan y sólo nos queda vivir al máximo cada minuto.
Ahora lo entendí y eso sólo es real...


No cometer los mismos errores...


De aquí hasta donde llegue, porque sé que llegaré lejos y sólo por mí. Los demás si cuentan, pero el éxito siempre es propio. Luchar siempre es lo que debo hacer, amarme y siempre estar en la realidad...

martes, 7 de julio de 2009

Corazón, de mil pedazos

Lo sé corazón, tú lates y sufres en cada segundo de latidos, te duele y no lo puedes evitar, sé que yo he tenido la culpa pues siempre te comprometo en donde no puedes fingir, ni dejar atrás las cosas que yo estoy sientiendo. Podría decirte que aguantes un poco más, pero tú no me crees y tienes razón en hacerlo así.
Sé que grito cada vez que me desespero y eso sucede a menudo, sé que soy una tonta por creer aún en la gente, sé que hablo mucho y digo muchas cosas, que cuando algo quiero lo consigo, que no me gusta hacer las cosas, que me cuesta trabajo aceptar los cambios, que lo busco aunque no lo encuentre, que me entrego completamente, que lloro por cualquier cosa, que me enojo casi todo el tiempo, que soy capaz de esperar y esperar por tiempo indefinido, soy tonta y estúpida, soy inmadura y completamente desquiciada, soy caprichosa, soy un huracán que arrasa con todo lo que hay a su paso, que soy incomprensible, que hago casi cualquier cosa por las personas que amo, que nunca dejo de pensar, sé que no debo estar aquí, que debo correr, hacer, fabricar, pero no puedo. Sé que la tristeza siempre corta mis ganas de seguir, de reir, sé que el aire ya no mueve mis cabellos, ni la lluvia moja mi piel, pues estoy perdiendo la vida en mis trsitezas, en mis dolores y tú, pobre corazón simplemente soportas todo callado, en silencio, lloras por dentro como debería hacerlo yo. Sé que soy todo lo malo que puedas encontrar, bendito corazón, sé que no pienso con la cabeza, que soy capaz de quitar mi dignidad, de no dañar a los demás, de no herirlos, de pensar siempre en todos antes que en mí, no puedo ser egoísta, no puedo negarle cosas a los demás. Tengo mil defectos más, hago mil cosas mal pero tú corazón siempre amas, y sé que lo amas a él también, yo lo hago de la misma forma y ahora por eso lloras en silencio, esas nubes que están en mis ojos son mas que el reflejo de esa tristeza y dolor tuyo, esas nubes sólo expresan mi amor y mi dolor. Perdón corazón, tu no tienes la culpa.