miércoles, 23 de julio de 2008

Disturbios


Soberanos ojos, eclécticos colores de sobra, no quiero perderme en un idilio sin fin donde reine el orgullo y la lujuria. Tus ojos de hiel que matan al primer mordisco, tus manos que huelen las formas de mi cuerpo, tu olfato de arena que observa las brillantes fusiones, destiladas por mi piel... Tu cuerpo, ofrenda del cielo al rey del amor. Tú, con tus murmullos de sal y de olivo que queman por dentro. El corazón palpita por un poco de agua de tus labios fervientes de rezos a Dios, a quien pides un poco más de calor para poder sobrevivir y luego mi ser, llamándote ansioso hacia mi lejanía de varios soles congelados por el tiempo en un segundo de lunas. Aullando están los deseos, cercando nuestras vidas, mas el amor llora en la más profunda oquedad esperando con locura un indicio de paz para que le muestres tu alma, un minuto de soledad en compañía de tu pensamiento.


¿Qué sientes de verme aquí, tendida, sufriendo por la verdadera ilusión que se esfuma en el vientre de un matorral moribundo? No importa, pues día a día iniciaré mi vida desde el mismo punto, intentando lograr lo imposible y negando la existencia del ángel que se esfuma en un mutilado sentido de orientación. Aquí sigo, rogando un poco de dolor en este cuerpo que sufre la pena de seguir vivo, gozando de la muerte de tu sensualidad y tu áspera pero gloriosa mirada. Aquí estaré muriendo en un momento que dura la eternidad de tu deplorable canto. Aquí estaré esperándote cuando quieras morir en mis brazos y reencarnar nuevamente en un destello sin luz que penetre un mundo lúdico de magia y fantasía, donde no puedas existir.

martes, 8 de julio de 2008

Si la bestialidad es de las bestias...


Un día llega un desconocido, entra en tu casa y te rapta, te lleva a un lugar donde hay mas gente encerrada en pequeños espacios, apenas si comes y por mas que gritas nadie te escucha. Estás deseperado, tienes hambre y muchas ganas de volver a tu hogar, con ropa abrigadora, un poco de leche y pan. Lloras, gritas y muchos de los que están encerrados como tú hacen lo mismo, pataleas, intentas salir de esa prisión pero no puedes, la desesperación tuya y de otros no los deja ni siquiera dormir.

De repente te das cuenta que a la persona de junto se la llevan arrastrando, ella grita porque no sabe lo que le espera, ni a donde va. Tu comienzas a imaginar lo que pasará contigo, pero ni siquiera en tus sueños mas espantosos se puede ver ese inevitable destino que estás por enfrentar. Gritas, lloras, te revuelcas en el piso, no puedes ni siquiera mantenerte en pie. Cuando te das cuenta un hombre de mirada profunda llega a tu prisión, abre, crees que es el fin de tu encierro, y en teoría lo es.

Te toma por los pies y te saca en contra de tu voluntad, arrastrandote, tu cara y tu cuerpo chocan contra el suelo lo que te provoca instantaneamente dolor en varias partes de tu cuerpo. Tu chacal se detiene y te mira, tú tratas de provocar en él ternura con tu mirada pero no puedes, hay algo en él que no deja que se transmita ese sentimiento de dolor, de abandono. Te toma con fuerza y comienza a golpearte contra el suelo, el polvo se levanta y tu lloras, tratas de quitarte esas manos que tanto te lastiman, esas manos que no te dejan de azotar, una y otra vez contra el duro odio de ese ser.

Tu nariz y tu boca comienzan a sangrary sientes una gran debilidad pero esa sed por escapar está latente en tí, aunque el dolor se vaya apoderando poco a poco de tí. De repente dejas de sentir los azotes y te tranquilizas, crees que ese será el fin de tu martirio, pero cuando lo notas, estás colgado de una soga cabeza abajo. Prefieres estar muerto, no sabes porque te están haciendo esto, lloras. Es cuando siente un cuchillo cerca de tus pies, que poco a poco van cortando tu piel y la van desprendiendo, dejando a la vista tu carne, tu grasa, ya no tienes esa protección y sientes un profundo ardor, cuando el devorador va ya tiene la mitad de tu piel ciomienza a jalar hacia abajo para hacer mas fácil y mas rápido el trabajo y tu ya no soportas el dolor, pero aun no mueres, a pesar de sangrar tanto y de llorar y clamar por un poco compasión ante tu dolor.

Al terminar te dejan tirado como un vil trapo encima de otros cuerpos que yacen sin piel, como tú, te miras e intentas sanar ese dolor tan profundo pero ya es tarde y no puedes hacer nada, poco a poco empiezas a resiganarte y a saber que no puedes hacer nada al respecto, no puedes hacer nada para evitar todo ese sufrimiento, de repente todos los dolores se agudizan y en tu mente se queda grabada la violencia con que te han asesinado, sólo por comerciar con tu piel, porque a esos hombres se les hizo fácil tirar una vida, pues allá afuera hay nuchas más, la imagen de ese ser se queda en tu mente hasta que mueres...

Despiertas inmediatamente - ¡Ha sido una pesadilla!- gritas emocionado, pues nada de lo que sentiste era verdad y luego piensas que todo eso no es posible en este mundo.

Pero ¿sabes una cosa? Esto ocurre todos los días en varias partes del mundo, pero en lugar de un ser humano los que sufren estos martirios son animales, animales inocentes, tiernos, quienes son culpables solamente de tener lo que los comerciantes quieren, porque tienen una bella piel que bien puede se pagada en millones de dólares. Comerciantes del dolor de aquellos seres que nada nos han hecho, comercientes de la violencia contra nuestro planeta, comerciantes del abuso, comerciantes del dolor, comerciantes de la vida, putrefacción del ser humano, vacío, insensibilidad, corazones rotos, piedras, dureza, violación...


Tú, ignorante que piensa que tener la piel de un animal que sufrió un terrible martirio es un lujo, ahora te hablo, seguirás luciendo en tus importantes empresas, cenas, en televisión, en alfombras rojas, tus inigualables prendas de pieles de animales bajo la conciencia de su sufrimiento cuando veas los ojos de un tierno cachorrito... Tú, que presumes de tu dinero ¿cuándo se acaben los animales y suframos más por el calentamiento global, qué harás con tu dinero? ¿comprar más ropa? ¿comida? ¿Vivirás en el espacio exterior? ¿Y cuándo te acabes todo, qué harás? Piensa, reacciona, usa tu cabeza y piensa en tu futuro, en nuestro futuro. No seas insensible ¡Di NO a las pieles de animales! ¡Di NO a la venta de animales exóticos! ¡Di NO al dolor de inocentes!





Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus
animales.
Mahatma Gandhi (1869-1948) Político y pensador indio.





Los animales son de Dios. La bestialidad es humana.
Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés.





Creo que la amistad entre el hombre y el perro no sería duradera si la carne de perro fuera comestible.
Evelyn Waugh (1903-1966) Escritor inglés

viernes, 4 de julio de 2008

Remedio de la soledad

La soledad de los ojos no se muestra a cualquiera, esa necesidad de compañía es mostrada sólo a aquellos que mas necesitamos, a aquellos que nos dan en nuestros sueños esa pureza de alma o esa inquietante y profunda asimilación de sentimientos ente el mundo, o tal vez nos muestran su compleja pero fascinante belleza interior.

La soledad siempre está acompañada de esa incesante tristeza, (ooh si, suena absurdo, pero al soledad está acompañada) la que hiere dura y profundamente hasta en el alma mas fuerte.

Hay quienes esconden esa soledad en lo mas profundo de su ser, nadie la nota, es impensable que esa persona esté sola completamente, perto ¿qué los ha llevado a ser así? NO sé a ciencia cierta porque tendría que conocer a cada uno de los seres solitarios, pero eso si, una de las causas es que se han decepcionado de la gente, de esa gente que piensa en hacer daño a otros, de esa gente que hiere a los demás sin razones, de la mediocridad, de la falta de criterio, de la gente que espera que otro se equivoque para aprovecharse, de la gente que critica sin mirar lo que ellos están haciendo, de la gente que no se arrepiente de sus males, de sus daños, de la gente que no es gente, etc.

Está tal vez sea una reflexión un poco carente, es un punto de vista mas ante la falta de humanidad, por qué esto nos está congelando, nos está alejando, dejandonos a cada uno en una soledad profunda y con el único remedio que encontrar un alivio en el otro ser solitario, abandonado para formar calor, calor de humanos y poder seguir el rumbo de la felicidad anhelada...